Un objeto o cosa inteligente es aquel que puede comunicarse con nosotros.

El Internet de las Cosas es un escenario donde personas, máquinas u objetos están todos conectados y cuyos datos se almacenan en un sistema.

Tienen un identificador único y también tienen la posibilidad de transferir datos sobre ellos a través de la red sin necesidad de interacción entre persona-persona o persona-computadora, es decir, transfieren datos entre ellos mismos sin la intervención humana, lo cual los hace precisos, sin posibilidad de error.

Todo esto es posible gracias a la evolución en el tiempo de las tecnologías sin cable, sistemas electromecánicos e Internet.

Cualquier "cosa" conectable a Internet, sea grande o pequeña, puede incorporarse en una base de datos y recoger estos datos para ayudarnos en el día a día.

En resumen, consiste en que, tanto personas como objetos puedan conectarse a Internet en cualquier lugar y en cualquier momento a través de sensores.

Las principales aplicaciones de este concepto están en la Seguridad, la Agricultura, la Medicina, el Transporte, la Logística, la Manufactura, las casas y ciudades inteligentes, etc.

TImobile tiene representación de firmas europeas con amplia experiencia en el tema para crear y a soportar proyectos en la línea del Internet de las Cosas.



Por años la industria de manufactura ha invertido paulatinamente en sistemas de gestión (ERP´s) por un lado, y por el otro en implementar o usar los distintos equipos de medición, autodiagnóstico o indicadores de sus líneas de producción. PLC´s, sistemas de rechazo de scrap, pantallas con el seguimiento al programa de producción, luces de alarma, Sistemas Andon, son ejemplos de estos esfuerzos. Sin embargo, en el momento de reportar la información sobre la producción, se continúan usando plumones sobre pizarrones para registro por hora y hojas de papel que se recolectan al final del turno. El escenario es: El operador anota, alguien lo transcribe a Ms Excel, alguien más lo traduce para capturarlo en el ERP, otra persona genera reportes semanales incluyendo las gráficas que van a los pizarrones (que nadie consulta pero se ven llamativas) y al final alguien más hace los informes de cierre de mes para la dirección.

Desde luego que los números que llegan a la dirección son los que el operador indicó (protegiendo su turno), el supervisor revisó (protegiendo a su equipo), el gerente corrigió (protegiendo su área) y al final el director recibió un informe de eficiencia del 95%. Todo el mundo feliz, la empresa presume alta productividad y se encuentra dentro de un margen de confort que opaca áreas de oportunidad. ¿Suena familiar?

La realidad es que si los datos no fueran anotados (algo sujeto a interpretación), capturados, en ocasiones recapturados (sujeto a errores) y filtrados a diferentes niveles, los informes no "desviarían" la eficiencia real que con frecuencia esta abajo del 60%.

Lo que no se puede medir no se puede mejorar, y si la dirección no tiene información precisa, será improbable que impulse acciones de mejora. Aquí "eficiencia" se traduce como la métrica estándar de los programas de mejora continua, es decir el OEE (Overall Equipment Effectiveness), que casi toda la industria ya registra, pero no aprovecha al máximo. Bajo este panorama, sorprendentemente común, el Internet de las cosas, (IOT por sus siglas en inglés) que es una de las principales tendencias tecnológicas, es potencialmente impactante en la industria y puede impulsar lo que ya se conoce como Manufactura Inteligente.

Esta tecnología va más allá de ámbitos como seguridad, tráfico, contaminación, energía, etc. El IOT puede parecer un concepto asociado al futuro, complejo o caro, pero es importante hacerle notar a la industria de cualquier tamaño que con $200 USD (o menos) por línea de producción es posible automatizar variables como el OEE y monitorear procesos en tiempo real.

  1. Sensores sencillos que detecten cada producto que las líneas entregan y nos genera el dato preciso de producción, velocidad del equipo y paros que se pueden registrar sin que nadie tenga que apuntar nada en papel.
  2. Sistemas de comunicación entre máquinas, por ejemplo redes inalámbricas Zigbee inmunes al ruido electromagnético.
  3. Software estadístico y de análisis.
  4. El Internet para conocer el estado de un equipo, su eficiencia, alertas, etc.

Todo sin la necesidad de estar físicamente frente al panel de control de la línea.

Lo anterior potencia la visibilidad de la producción, evita escribir, capturar o interpretar datos y tener en tiempo real información que la organización puede aprovechar para tomar decisiones efectivas a tiempo, no con informes al cierre del mes. Es decir, con el Internet de las Cosas aplicado a la producción, se pueden tomar decisiones preventivas y así evitar pérdidas a tiempo.

M2M (machine to machine, "máquina a máquina") es un concepto genérico que se refiere al intercambio de información o comunicación en formato de datos entre dos máquinas remotas.

TI Mobile es protagonista en la implementación de estas nuevas tendencias tecnológicas en México y Querétaro. Esta política responde a nuestra razón de ser y a nuestro interés de expandir los beneficios y ventajas de las nuevas tecnologías.

Los elementos fundamentales son:

  • Máquinas que gestionar: Alarmas domésticas, TPV (Terminal Punto de Venta), Contadores de agua/gas/ electricidad, paneles informativos en carreteras, máquinas de ventas, telemantenimiento de ascensores, estaciones meteorológicas, etc.
  • Dispositivo M2M: módulo conectado a una máquina remota y que provee de comunicación con el servidor. Usualmente, el dispositivo M2M también consta de capacidad de proceso donde se ejecuta la aplicación de negocio. Por una parte implementa el protocolo para poder comunicarse con la máquina y por otra parte implementa el protocolo de comunicación para el envío de información.
  • Servidor: Ordenador que gestiona el envío y recepción de información de las máquinas que gestiona. Habitualmente está integrado además con el core business de la empresa (ERP, Mapas GIS de trazabilidad de flotas de camiones, Sistema de pedidos, Centrales receptoras de alarmas, Helpdesk) de modo que la información recibida por el Servidor pasa a ser parte crítica del negocio.
  • Red de comunicación: pueden ser de dos naturalezas principalmente, a través de cable: PLC, Ethernet, RTC, RDSI, ADSL, o bien a través de redes inalámbricas: GSM/UMTS/HSDPA, Wifi, Bluetooth, RFID, Zigbee, UWB, etc.